Hoy es la Fiesta de San José de Cupertino, Patrono de Estudiantes con Problemas

Image
“Rezar, no cansarse nunca de rezar. Que Dios no es sordo ni el Cielo es de bronce. Todo el que le pide, recibe”, decía San José de Cupertino (17 de junio de 1603 - 18 de septiembre de 1663), el franciscano que no fue bueno en los estudios, pero que llegó a ser el patrono de los estudiantes.

Este santo nació en el pueblo de Cupertino, región de Lecce, Italia, en una familia muy pobre. Cuando tenía 17 años pidió ser admitido en la Orden Franciscana (Frailes Menores Conventuales), pero fue rechazado. Entonces solicitó ingresar a los Hermanos Menores Reformados, pero tampoco tuvo éxito. José casi no había recibido instrucción y, además, en lo poco que recibió, fue un mal estudiante. Finalmente, intentó ser aceptado por los frailes capuchinos, quienes lo recibieron en calidad de hermano lego.
Lamentablemente, al cabo de unos meses, José terminó siendo expulsado por “ineptitud”; era muy distraído. Sus biógrafos dan cuenta de que dejaba caer los platos que llevaba al comedor, se olvidaba los e…

Hoy Es La Fiesta de San Lorenzo, Diácono Mártir

 
San Lorenzo (c.225-258) era uno de los siete diáconos “regionarios” de Roma, es decir, tenía a su cargo una de las regiones o cuarteles de la ciudad, asistiendo al Papa, obispo de Roma. Lorenzo fue muy cercano al Papa de aquel entonces, San Sixto II, quien murió martirizado por los soldados del emperador después de ser detenido mientras celebraba Misa en un cementerio de la ciudad eterna.
 
La antigua tradición cuenta que San Lorenzo, al ver que iban a matar al Pontífice, le dijo: “Padre mío, ¿te vas sin llevarte a tu diácono?” y el Santo Padre le respondió: “Hijo mío, dentro de pocos días me seguirás”.
 
Inmediatamente después de lo sucedido a San Sixto II, Lorenzo, viendo que moriría pronto, recogió todos los bienes de la Iglesia de los que disponía en ese momento, los vendió y repartió el dinero entre los más necesitados.
 
 La autoridad imperial encargada de la administración de la ciudad tomó noticia de ello y llamó a San Lorenzo para que le entregue lo que tenía y, con ello, costear una de las campañas militares del Emperador. El Santo le pidió tres días de plazo para reunir los bienes. 
 
Al cumplirse el tiempo, el diácono juntó a un grupo de gente muy pobre, entre lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba con las limosnas. Se presentó ante la autoridad y lo desafió diciéndole que ellos eran los tesoros más preciados de la Iglesia de Cristo.
 
Por esta acción, Lorenzo fue condenado a muerte. La orden era que muriese lenta y dolorosamente sobre una parrilla de hierro encendida, por haber desafiado el poder del Emperador. El testimonio sobre su martirio da cuenta del esplendor de su rostro ante la muerte, y se dice que podía sentirse un aroma agradable en medio de la cruel escena. Cuenta el mismo relato que San Lorenzo pidió que le diesen la vuelta sobre la parrilla y pudiese quedar así completamente quemado. Esto sucedió el 10 de agosto del año 258.
 
El martirio de San Lorenzo significó un crecimiento del número de bautizados y un golpe muy fuerte para los enemigos de la Iglesia. Por el testimonio de Lorenzo, muchos paganos abrazaron el cristianismo. 
 
La devoción a este gran santo se ha expandido por todo el mundo y muchos pueblos y ciudades hoy llevan su nombre. En Roma, la Basílica de San Lorenzo es considerada la quinta en importancia.
 
Como un dato anecdótico, el club de fútbol favorito del Papa Francisco lleva el nombre del diácono mártir: el Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Dicho nombre fue puesto por uno de los fundadores de la institución, el salesiano P. Lorenzo Massa. 
 
Más información del santo en los siguientes enlaces: de ACI PRENSA

Comments

Popular posts from this blog

Salgan, Salgan, Salgan Animas En Pena,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)

¿Cuánto Valdrían Hoy Las 30 Monedas de Judas?