Posts

Fiesta del Bautismo del Señor

Image
Fiesta del Bautismo del Señor Lectionary: 21 Primera Lectura Lectura del libro de Isaías (42,1-4.6-7): Esto dice el Señor: “Miren a mi siervo, a quien sostengo, a mi elegido, en quien tengo mis complacencias. En él he puesto mi espíritu para que haga brillar la justicia sobre las naciones. No gritará, no clamará, no hará oír su voz por las calles; no romperá la caña resquebrajada, ni apagará la mecha que aún humea. Promoverá con firmeza la justicia, no titubeará ni se doblegará hasta haber establecido el derecho sobre la tierra y hasta que las islas escuchen su enseñanza. Yo, el Señor, fiel a mi designio de salvación, te llamé, te tomé de la mano, te he formado y te he constituido alianza de un pueblo, luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión y de la mazmorra a los que habitan en tinieblas”.   Palabra De Dios,   Salmo Responsorial 28, 1a y 2. 3ac-4. 3b y 9b-10 R. (11b) Te alabamos, Señor. Hijos de Di

Los Pastores De Belen

Image
“ Había en la misma comarca algunos pastores que dormían al raso y vigilaban por turnos durante la noche su rebaño. Se les presentó el ángel del Señor y la gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor; el ángel les dijo: – No teman, pues les anuncio una gran alegría que lo será para todo el pueblo: les ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Cristo Señor: esto les servirá de señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. De pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que  alababa a Dios diciendo: – Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace. Y sucedió que cuando los ángeles, dejándolos, se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: Vamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos lo ha manifestado. Y fueron a toda prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo dieron a conocer lo

Solemnidad de la Epifanía del Señor

Image
  Lectionary: 20 Primera Lectura Lectura del libro de Isaias 60, 1-6 Levántate y resplandece, Jerusalén, porque ha llegado tu luz y la gloria del Señor alborea sobre ti. Mira: las tinieblas cubren la tierra y espesa niebla envuelve a los pueblos; pero sobre ti resplandece el Señor y en ti se manifiesta su gloria. Caminarán los pueblos a tu luz y los reyes, al resplandor de tu aurora. Levanta los ojos y mira alrededor: todos se reúnen y vienen a ti; tus hijos llegan de lejos, a tus hijas las traen en brazos. Entonces verás esto radiante de alegría; tu corazón se alegrará, y se ensanchará, cuando se vuelquen sobre ti los tesoros del mar y te traigan las riquezas de los pueblos. Te inundará una multitud de camellos y dromedarios, procedentes de Madián y de Efá. Vendrán todos los de Sabá trayendo incienso y oro y proclamando las alabanzas del Señor. Palabra De Dios   Salmo Responsorial 71, 1-2. 7-8. 10-11. 12-13 R. (cf. 11) Que te adoren, Señor, todos los pueblos. Comunica, Señor, al rey t

Domingo dentro de la octava de Navidad La Sagrada Familia

Image
  Lectionary: 17 Primera Lectura Lectura del libro del Eclesiástico (3,2-6.12-14): El Señor honra al padre en los hijos y respalda la autoridad de la madre sobre la prole. El que honra a su padre queda limpio de pecado; y acumula tesoros, el que respeta a su madre. Quien honra a su padre, encontrará alegría en sus hijos y su oración será escuchada; el que enaltece a su padre, tendrá larga vida y el que obedece al Señor, es consuelo de su madre. Hijo, cuida de tu padre en la vejez y en su vida no le causes tristeza; aunque se debilite su razón, ten paciencia con él y no lo menosprecies por estar tú en pleno vigor. El bien hecho al padre no quedará en el olvido y se tomará a cuenta de tus pecados. Palabra De Dios Salmo Responsorial Sal 127, 1-2. 3. 4-5 R. (cf. 1) Dichoso el que teme al Señor. Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos: comerá del fruto de su trabajo, será dichoso, le irá bien. R. Dichoso el que teme al Señor. Su mujer, como

La Natividad del Señor (Navidad) Misa de Medianoche

Image
  Lectionary: 14 Primera Lectura Lectura del libro de Isaias 9,1-16 El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los que vivían en tierra de sombras, una luz resplandeció. Engrandeciste a tu pueblo e hiciste grande su alegría. Se gozan en tu presencia como gozan al cosechar, como se alegran al repartirse el botín. Porque tú quebrantaste su pesado yugo, la barra que oprimía sus hombros y el cetro de su tirano, como en el día de Madián. Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; lleva sobre sus hombros el signo del imperio y su nombre será: “Consejero admirable”, “Dios poderoso”, “Padre sempiterno”, “Príncipe de la paz”; para extender el principado con una paz sin límites sobre el trono de David y sobre su reino; para establecerlo y consolidarlo con la justicia y el derecho, desde ahora y para siempre. El celo del Señor lo realizará.   Palabra de Dios   Salmo Responsorial Ps 95,: 1-2. 2-3. 11-12. 13 R. (Lc 2, 11) Hoy nos ha nacido el Salva

Lecturas del Domingo 4º de Adviento - Ciclo B

Image
  Cuarto Domingo de Adviento Lectionary: 11 Primera Lectura Lectura del segundo libro de Samuel (7,1-5.8b-12.14a.16): Tan pronto como el rey David se instaló en su palacio y el Señor le concedió descansar de todos los enemigos que lo rodeaban, el rey dijo al profeta Natán: “¿Te has dado cuenta de que yo vivo en una mansión de cedro, mientras el arca de Dios sigue alojada en una tienda de campaña?” Natán le respondió: “Anda y haz todo lo que te dicte el corazón, porque el Señor está contigo”. Aquella misma noche habló el Señor a Natán y le dijo: “Ve y dile a mi siervo David que el Señor le manda decir esto: ‘¿Piensas que vas a ser tú el que me construya una casa, para que yo habite en ella? Yo te saqué de los apriscos y de andar tras las ovejas, para que fueras el jefe de mi pueblo, Israel. Yo estaré contigo en todo lo que emprendas, acabaré con tus enemigos y te haré tan famoso como los hombres más famosos de la tierra. Le asignaré un lugar a mi pueblo, Israel; lo plantaré

¿Qué nos enseña la Virgen María en este tiempo de Adviento?

Image
San Pablo VI  escribió alguna vez  que el Adviento es el tiempo mariano por excelencia. En este tiempo litúrgico celebraremos grandes fiestas de la Virgen como la Inmaculada Concepción y el día de la Virgen de Guadalupe, mientras que en las liturgias reflexionaremos sobre el papel de la Virgen María en la llegada del Mesías. María nos puede enseñar a vivir este tiempo de Adviento lejos del consumismo que marca las fiestas y con el corazón puesto en Dios. ¿Qué podemos aprender de nuestra Madre? Aceptar a Dios en nuestra vida María aceptó la misión de ser la madre de Dios, el “sí” que pronunció ante el Arcángel Gabriel en la Anunciación, se hace concreto en el Nacimiento de Jesús. Ella nos enseña a abrir las puertas de nuestras vidas a Jesús y a preparar nuestros corazones para su venida. Tener fe en Dios De María aprendemos a confiar en que Dios cumplirá sus promesas a pesar de las adversidades. Ella es valiente y nos enseña a tener coraje. Es Maestra de la fe porque nunca d

Lecturas del Domingo 3º de Adviento - Ciclo B

Image
Tercer Domingo de Adviento Lectionary: 8 Primera Lectura Lectura del libro de Isaías (61,1-2a.10-11): El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido y me ha enviado para anunciar la buena nueva a los pobres, a curar a los de corazón quebrantado, a proclamar el perdón a los cautivos, la libertad a los prisioneros, y a pregonar el año de gracia del Señor. Me alegro en el Señor con toda el alma y me lleno de júbilo en mi Dios, porque me revistió con vestiduras de salvación y me cubrió con un manto de justicia, como el novio que se pone la corona, como la novia que se adorna con sus joyas. Así como la tierra echa sus brotes y el jardín hace germinar lo sembrado en él, así el Señor hará brotar la justiciar y la alabanza ante todas las naciones. Palabra de Dios Salmo Responsorial Lc 1, 46-48. 49-50. 53-54 R. (Is 61, 10b) Mi espíritu se alegra en Dios, mi salvador. Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador, porque puso los ojos en l

Hoy Celebramoe La Fiesta De La Virgen De Guadalupe,

Image
“No se entristezca tu corazón… ¿Acaso no estoy yo aquí, que soy tu Madre?”. Con estas palabras, la Virgen de Guadalupe intentó consolar a un afligido Juan Diego, el 12 de diciembre de 1531 ¡Y vaya que lo hizo! ¡Y no solo a él! Las palabras de la Virgen nos consuelan también a nosotros, peregrinos en este mundo. Ellas nos recuerdan que nada hay que temer, porque Nuestra Madre siempre nos protege. Hoy, por eso, celebramos a la Virgen de Guadalupe, Emperatriz de América y Patrona de México. Le damos gracias por el milagro de dejar su imagen grabada en aquella sencilla “tilma”, y por el milagro de haber dejado su rostro grabado en nuestros corazones, en el alma de una nación, de nuestro Continente, de nuestra cultura y de toda la Iglesia. María de Guadalupe es señal irrefutable de cuánto Dios ama a sus hijos. La historia de la Virgen del Tepeyac Una década después de iniciada la conquista de México, los misioneros se encontraban frente a una difícil situación. El esfuerzo evang

Hoy la Iglesia celebra la Fiesta de San Juan Diego, el vidente de la Virgen de Guadalupe

Image
“¡Amado Juan Diego, ‘el águila que habla’! Enséñanos el camino que lleva a la Virgen Morena del Tepeyac, para que ella nos reciba en lo íntimo de su corazón”; con estas palabras, pronunciadas en la homilía de la misa de canonización de San Juan Diego, el Papa San Juan Pablo II le pedía al vidente de la Virgen de Guadalupe que nos muestre el camino de la piedad a nuestra madre María, y que la amemos como él la amó. De acuerdo a la tradición, San Juan Diego nació en 1474, en Cuautitlán, entonces reino de Texcoco (hoy territorio mexicano), una región habitada por las etnias chichimecas. Su nombre era Cuauhtlatoatzin, que significa “Águila que habla” o “El que habla con un águila”. Siendo adulto y con una familia a cuestas, empezó a sentirse atraído por las enseñanzas de los sacerdotes franciscanos, llegados a territorio mexicano en 1524. Juan Diego recibió el bautismo junto con su esposa, María Lucía. Posteriormente se casarían cristianamente, aunque el matrimonio no duraría m