Oración con la Corona de Adviento, Para Los Cuatro Domingos,

Image
Visión General El contenido de la Oración con la Corona de Adviento de CRS está inspirado en las palabras del Papa Francisco, y diseñado como una herramienta para profundizar en el significado del Adviento. La Oración con la Corona de Adviento de CRS es una actividad semanal para compartir en familia o en comunidad, en persona o de manera virtual. Cada semana, al encender la vela de tu corona de Adviento, lee las historias reales de nuestros hermanos en diferentes partes del mundo y reflexiona cómo la esperanza, la fe, la alegría y la paz se vienen anunciado y encarnando día a día alrededor del mundo. En estas cuatro semanas de Adviento, preparémonos juntos para recibir a Jesús nuevamente develando algunas de las muchas oportunidades que tenemos para verlo venir a nosotros, alimentados de esperanzas y sueños para un nuevo futuro. Bendición de la Corona de Adviento Dios de Bondad, bendice nuestra corona de Adviento, Que su forma circular nos recuerde tu amor infinito y tu llamado a que

Ocho consejos para mejorar el servicio de lectores durante la Misa:

Ocho consejos para mejorar el servicio de lectores durante la Misa:

1.- Antes de empezar la lectura, coloquemos el micrófono a una cuarta (más o menos) de la boca.

2.- Leamos la lectura previamente. Mejor dos veces, una primera para saber que dice el texto; y una segunda para fijarse en las palabras o nombres que nos puedan resultar difíciles. Y mucho mejor leerla en voz alta.

3.- Es decisivo comenzar nuestra lectura de forma pausada, nunca con precipitación. Así los fieles podrán seguir y enterarse de lo que se lee.

4.- Para que se nos oiga y entienda bien, son importantes dos cosas: llenarnos de aire y la segunda es abrir bien la boca para que podamos proyectar nuestra voz adecuadamente.

5.- Durante la lectura debemos mantener la ilusión de que prestamos nuestra voz a la Palabra de Dios y servimos a nuestra comunidad.

6.- Si nos equivocamos nos detenemos un instante y la volvemos a decir con calma. No hace falta pedir perdón.

7.- Los silencios en nuestra lectura son esenciales. Las pausas hacen que brillen especialmente las palabras. Aprovecharemos para respirar, y casi seguro que nos haremos escuchar.

8.- Cuando termines la lectura, espera unos segundos y mirando a los asistentes, di con cierta solemnidad: 

PALABRA DE DIOS. Esperas respuesta y te retiras con la debida reverencia.

( consejos de un locutor profesional, católico comprometido y profesor de lectura en Misa )

Comments

Popular posts from this blog

Oración Para Consagrar a Tus Hijos a La Virgen Maria,

Salgan, Salgan, Salgan Animas En Pena,

Adam Kotas NO Es Sacerdote Catolico,