Skip to main content

Hoy la Iglesia Católica Celebra a San Joaquín y Santa Ana, patronos de los abuelos

Image
Cada 26 de julio la Iglesia Católica celebra la Fiesta de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Santísima Virgen María y abuelos de Jesús. Joaquín y Ana -considerados santos patronos de los abuelos- fueron personas de profunda fe y confianza en las promesas de Dios. Ambos educaron a su hija Santa María en la fe del Pueblo de Israel, alimentando en Ella el amor hacia el Creador y preparándola para su misión. Es a través de ellos como María se suma a esa porción del pueblo escogido que espera la llegada del Salvador de la humanidad. El Papa Emérito Benedicto XVI, un día como hoy, en 2009, resaltaba, a través de las figuras de San Joaquín y Santa Ana, la importancia del rol educativo de los abuelos dentro de la familia. El Papa decía que los abuelos “son depositarios y con frecuencia testimonio de los valores fundamentales de la vida”. En 2013, el Papa Francisco, con ocasión de esta Fiesta, celebrada en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud Río 2013 (Brasil), destacaba

Hoy Celebramos la Fiesta de los Ángeles Custodios.

¿Tienes un problema grave? Pide la intercesión de tu ángel de la guarda con esta oración

Tu ángel de la guarda conoce muy bien cada una de tus necesidades porque está a tu lado desde el preciso momento de nuestra concepción.

Los ángeles guardianes no solo ‘guardan’, sino que también pueden salvarnos cuando ya estamos en problemas. Esto se ilustra en la historia de Pedro en Hechos 12 , cuando un ángel ayuda a sacar al apóstol de la prisión.

Además, actúan como intercesores que llevan nuestras peticiones directamente a Dios basándose en las palabras de Jesús en Mateo 18,10 sobre los ángeles que contemplan el rostro de Dios.

Pide la intercesión especial de tu ángel de la guarda con esta oración

Señor, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros. Jesús, escúchanos. Jesús, escúchanos amablemente. Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros. Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros. Santísima Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros. Santa María, Reina de los Ángeles, ruega por mí .
Ángel del Cielo, que eres mi guardián, ruega por mí. Ángel del Cielo, a quien reverenciar como mi superior, ruega por mí. Ángel del cielo, que me das consejos caritativos, ruega por mí.

Ángel del cielo, que me das una dirección sabia,
ruega por mí.
Ángel del cielo, que toma el lugar de un tutor,
ruega por mí.
Ángel del cielo, que me amas tiernamente,
ruega por mí.
Ángel del Cielo, que eres mi consolador,
ruega por mí.
Ángel del Cielo, que estás apegado a mí como un buen hermano,
ruega por mí.
Ángel del cielo, que me instruyes en los deberes
y la verdad de la salvación,
ruega por mí.

Ángel del cielo, que eres para mí un pastor caritativo,
ruega por mí .
Ángel del Cielo que eres testigo de todas mis acciones,
ruega por mí .
Ángel del cielo, que me ayudas en todas mis empresas,
reza por mí.
Ángel del Cielo, que continuamente me vigilas,
ruega por mí .
Ángel del cielo, que intercede por mí,
ruega por mí .
Ángel del cielo, que me llevas en tu mano,
ruega por mí .
Ángel del cielo, que me diriges en todos mis caminos,
ruega por mí.
Ángel del Cielo, que me defiendes con celo,
ruega por mí.
Ángel del cielo, que me conduces con sabiduría,
ruega por mí .
Ángel del cielo, que me guardas de todo peligro,
ruega por mí.
Ángel del cielo, que disipa las tinieblas e
ilumina la mente,
ruega por mí.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
escúchanos, Señor .
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,
ten piedad de nosotros, Señor .
Jesús, escúchanos.
Jesús, escúchanos amablemente.
Ruega por nosotros, ángel de la guarda, para
que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.

Dios todopoderoso y eterno, que por efecto de tu inefable generosidad has dado a cada uno de los fieles un ángel para que sea el guardián del cuerpo y del alma, concédeme que tenga para aquel a quien me has dado en tu misericordia tanto respeto y amor, para que, protegido por los dones de tus gracias y por su ayuda, pueda merecer ir a ti en el cielo, para contemplarte allí con él y los otros espíritus felices en el resplandor de tu gloria. Amén.

La oración fue obtenida de Catholic Tradition

Comments

Popular posts from this blog

Salgan, Salgan, Salgan Animas En Pena,

Oración Para Consagrar a Tus Hijos a La Virgen Maria,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)