Skip to main content

Hoy es Fiesta de Santo Tomás Apóstol, pPatrono de Jueces, Arquitectos y Teólogos

Image
Cada 3 julio la Iglesia Católica celebra la fiesta de Santo Tomás Apóstol, el pescador de Galilea que hizo la confesión de fe: “Señor Mío y Dios Mío”, luego que Jesús, a los ocho días de haber resucitado, se apareció nuevamente ante sus discípulos y lo invita a meter su mano en la llaga de su costado.El Evangelio de San Juan narra la incredulidad de Santo Tomás ante las palabras de los discípulos que decían: "Hemos visto al Señor", a lo que contestó: "si no veo en sus manos los agujeros de los clavos, y si no meto mis dedos en los agujeros sus clavos, y no meto mi mano en la herida de su costado, no creeré". Es por eso que frente a la invitación del Señor de acercarse, el Santo cae postrado ante él.“Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído”, dijo el Señor luego que Tomás reconoce que es Dios.También por este Apóstol Jesús revela “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí”, luego que este le preguntara: “S…

La Extraordinaria Manera en que san Juan Bautista Sobrevivió a la “Matanza de los Inocentes”

San Juan Bautista nació poco tiempo antes que Jesús y, por su edad, estaba igualmente expuesto a la amenaza de Herodes. ¿Cómo sobrevivió a esta terrible matanza?

El Evangelio de san Mateo relata el episodio de la “Matanza de los inocentes” y menciona cómo un ángel se apareció a san José en los sueños para indicarle que huyera a Egipto. Eso es todo lo que sabemos sobre este episodio.

Sin embargo, en el marco de las revelaciones privadas, dos místicas relatan sus visiones de la extraordinaria forma en que san Juan Bautista pudo sobrevivir a la “Matanza de los inocentes”.

Como todas las revelaciones privadas, no hay obligación de creer en ellas. Cada creyente debe poner atención en que estas visiones nos guíen hacia -y nunca contradigan- a la única revelación necesaria: la Tradición Apostólica y las Sagradas Escrituras, enseñadas por el Magisterio de la Iglesia.

La forma en que san Juan Bautista sobrevivió a la “Matanza de los inocentes”

Sor María Jesús de Agreda comenta en su Mística Ciudad de Dios que cuando la Sagrada Familia partió hacia Egipto, María

Despachó (…) uno de los principales Ángeles que asistían para que diese noticia a Santa Isabel de lo que pasaba, y como superiora a los Ángeles en esta ocasión informó a su legado mentalmente de lo que había de decir a la santa matrona y al niño San Juan Bautista.

Llegó el Santo Ángel a la feliz y bendita Santa Isabel y conforme al orden y voluntad de su Reina la informó de todo lo que convenía. Le dijo cómo la Madre del mismo Dios iba con Él huyendo a Egipto de la indignación de Herodes y del cuidado que ponía en buscarle para quitarle la vida, y que por asegurar a San Juan Bautista le ocultase y pusiese en cobro y la declaró otros misterios del Verbo humanado, como se lo ordenó la divina Madre” (Nota 623).

El encuentro de la Sagrada Familia con Juan e Isabel

En un relato que Ana Catalina Emmerick, en sus Visiones y revelaciones completas la beata también su visión del encuentro entre la Sagrada Familia, que huía a Egipto, con Isabel y Juan el Bautista de niño.

“El recipiente de agua y el cantarillo de bálsamo estaban vacíos; María estaba sedienta y triste, y el Niño también tenía sed (…) María bajó del asno, sentóse en el suelo y puso al Niño ante sí. Estaba triste y rezaba.

Mientras María, como Agar en el desierto, pedía un poco de agua para el Niño, mis ojos vieron una escena conmovedora. La gruta donde Isabel tenía escondido al niño Juan, estaba a poca distancia, en medio de unas rocas altas. Pude ver al niño Juan vagando entre malezas y piedras. Me pareció lleno de inquietud y como si esperara algo; no pude ver a su madre.

Sentía que Jesús pasaba y que tenía sed. Se puso de rodillas y clamó a Dios con los bracitos tendidos. Luego se levantó con rapidez corrió impulsado por el espíritu hasta un costado de la roca, y golpeó el suelo con su vara, brotando de inmediato agua abundante.

Juan corrió hacia el sitio donde caía, y allí se detuvo, y vio a lo lejos a la Sagrada Familia que pasaba. María alzó al Niño en los brazos y señalando hacia el lugar, dijo: ‘Mira a Juan en el desierto’“.

¿Qué bella historia verdad?

¡San Juan Bautista, ruega por nosotros para que podamos anunciar a Cristo en este desierto!

Creditos: Wikipedia y Church POP


Comments

Popular posts from this blog

Salgan, Salgan, Salgan Animas En Pena,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)

¿Cuánto Valdrían Hoy Las 30 Monedas de Judas?