Santos Luis y Celia Martin, Los Padres de Santa Teresita del Niño Jesus,

Image
Santos Luis y Celia Martin, padres de Santa Teresita. Luis nació el 22 de agosto de 1823 en la ciudad francesa de Burdeos y Celia vino al mundo ocho años después. Ambos crecieron en el seno de familias militares y católicas. El padre de Luis, Pierre-François Martin, era capitán del ejército francés. Por ello el futuro santo y sus cuatro hermanos gozaron de los beneficios de quienes eran hijos de militares. Luego que el padre se jubiló, la familia se mudó a Alençon en 1831. Allí Luis estudió con los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Al culminar su formación aprendió el oficio de relojero en varias ciudades de Francia. Los padres de Celia Guérin fueron exigentes, autoritarios y rudos. En una de sus cartas a su hermano Isidore, describió que su madre era “demasiado severa; era muy buena pero no sabía darme cariño, así que sufrí mucho”. También afirmó que su infancia y juventud fueron “tristes como una mortaja”. Celia era “inteligente y comunicativa por naturaleza” y que su

¿Quien Pide una Misa por un Fallecido Está Obligado a Asistir?

El experto responde y aprovecha para mencionar las Misas Gregorianas

¿Quien encarga una misa por un fallecido está obligado a participar en ella? Esta cuestión le llegó al padre Cido Pereira, que mantiene una columna de preguntas y respuestas en el periódico O São Paulo, de la arquidiócesis brasileña.

El sacerdote respondió así al lector que le había planteado esta duda:

“¿Es equivocado programar una misa por un fallecido y no participar en la celebración? Silvio Roberto, de Jundiaí, me envió esta bella pregunta.

Pues bien: es costumbre de muchos católicos entregar una lista de 20, 30 nombres de fallecidos o dictar por teléfono los nombres y no ir a misa. Es como un tipo de subcontratación extraña cuando se vuelve un hábito. Pero es una costumbre también muy bonita cuando se encomienda una Misa Gregoriana, que consiste en la celebración de 30 misas consecutivas por un alma, con o sin la presencia física de quien las encomendó.

También hay muchas personas que, sabiendo que somos católicos más fieles, piden nuestras oraciones por ellas. Cuando me lo piden, me gusta decirles: rezo, sí, pero tú también intenta rezar».

Misa por un fallecido

El padre Cido prosigue:

“Ahora, hermano mío, en este tiempo de pandemia, las personas mayores o con alguna enfermedad pueden, sí, pedir misas y asistir a ellas a través de los medios sociales. La participación en la misa es importante porque rezamos en común, en comunidad, y alimentamos nuestra fe con el Pan de la Palabra y de la Eucaristía.

Aprovecho para decir que la pequeña contribución que vas a dar en la colecta o cuando encomiendes la misa en un gesto de amor a tu comunidad, en tu nombre o en nombre del fallecido. Sin embargo eso nunca se debe exigir como condición para que se celebre la misa.

Permanece con Dios, hermano mío».

FUENTE ALETEIA 

Arquidiocese de São Paulo - publicado el 06/08/21

Comments

Popular posts from this blog

Oración Para Consagrar a Tus Hijos a La Virgen Maria,

Salve Cruz Bendita Madero Sagrado,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)