Hoy la Iglesia Católica Celebra a San Joaquín y Santa Ana, patronos de los abuelos

Image
Cada 26 de julio la Iglesia Católica celebra la Fiesta de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Santísima Virgen María y abuelos de Jesús. Joaquín y Ana -considerados santos patronos de los abuelos- fueron personas de profunda fe y confianza en las promesas de Dios. Ambos educaron a su hija Santa María en la fe del Pueblo de Israel, alimentando en Ella el amor hacia el Creador y preparándola para su misión. Es a través de ellos como María se suma a esa porción del pueblo escogido que espera la llegada del Salvador de la humanidad. El Papa Emérito Benedicto XVI, un día como hoy, en 2009, resaltaba, a través de las figuras de San Joaquín y Santa Ana, la importancia del rol educativo de los abuelos dentro de la familia. El Papa decía que los abuelos “son depositarios y con frecuencia testimonio de los valores fundamentales de la vida”. En 2013, el Papa Francisco, con ocasión de esta Fiesta, celebrada en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud Río 2013 (Brasil), destacaba

Hoy Celebramos a San Bernabé, el Apóstol “que anima y entusiasma”

Este 11 de junio la Iglesia celebra a San Bernabé, considerado apóstol por los primeros Padres de la Iglesia y por San Lucas, debido a su cercanía y entrega a la joven Iglesia de Jesucristo. El Espíritu Santo le fue confiando misiones particulares después de su conversión, lo que le valió, en los hechos, formar parte del grupo inicial que extendió el mensaje del Evangelio por todo el mundo.

Bernabé era apreciado por los Apóstoles por ser un “hombre bondadoso, lleno de Espíritu Santo y de mucha fe” (Hechos 11,24). Su verdadero nombre era José, pero los Apóstoles se lo cambiaron a “Bernabé”, que según San Lucas significa “el que anima y entusiasma” o “el esforzado”. En los Hechos de los Apóstoles (Hechos 4) está el relato según el cual Bernabé vendió su finca y entregó el dinero recaudado a los doce, para que sea distribuido entre los pobres.

Colaboró muy de cerca con San Pablo y con él aprendió a dar testimonio y a anunciar también la Buena Nueva. Ambos estuvieron en Antioquía por un tiempo, lugar que se transformó en el epicentro de la Evangelización y donde por primera vez se les llamó “cristianos” a los seguidores de Cristo. Desde Antioquía Pablo y Bernabé fueron enviados a Jerusalén, llevando la colecta para los que pasaban hambre en Judea. El Espíritu Santo les encomendó a los dos Apóstoles una misión entre los maestros de la Ley, de quienes recibieron la imposición de manos para luego partir acompañados, por un tiempo, del Evangelista Marcos, primo de Bernabé.

Después de recorrer diferentes ciudades, confirmar a los convertidos y ordenar presbíteros, regresaron a Antioquía; participaron del Concilio de Jerusalén en el que se declaró que los gentiles no están sometidos al deber de la circuncisión.

Para el segundo viaje misionero, Pablo con Silas y Bernabé con San Marcos toman rumbos diferentes. Más adelante los dos Apóstoles se volvieron a encontrar en las misiones de Corinto.

Se dice que Bernabé murió lapidado, a causa de una acusación hecha por un grupo de maestros judíos, celosos de su sabiduría. Sus restos fueron sepultados cerca de Salamina y encontrados en 488. El Apóstol tenía sobre su pecho el Evangelio de San Mateo, escrito por propia mano. Posteriormente dichos restos fueron llevados a Mancheras (Chipre).

Comments

Popular posts from this blog

Salgan, Salgan, Salgan Animas En Pena,

Oración Para Consagrar a Tus Hijos a La Virgen Maria,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)