Hoy es Fiesta del Beato P. Miguel Pro, Mártir de la Guerra Cristera en México

Image
Miguel Agustín Pro nació en Zacatecas, México, en 1891. Su familia poseía unas minas, por lo que Miguel pasó su infancia recorriéndolas y compartiendo la vida de los trabajadores mineros. Miguel fue un niño reconocido por su sentido del humor, su alegría y su talento para dibujar, especialmente caricaturas. Cuando, años más tarde, sus hermanas ingresaron a la vida religiosa, su madre, viendo que Miguel se sentía un poco solo y triste, le propuso que fuera a un retiro, a ver si Dios lo llamaba a él también. Así, el jovencito se propuso asistir a un retiro vocacional, del que salió decidido a hacerse sacerdote en la Compañía de Jesús. A los 20 años fue aceptado en el seminario, pero dado que la situación social y política era cada vez más hostil con la Iglesia Católica, él y sus compañeros fueron enviados a estudiar a California. Posteriormente, sería enviado a España donde culminó su formación y fue ordenado sacerdote en 1925, a los 24 años. Cuando retornó a México, el Beato

Vengan a Mi Los Que Esten Cansados y Agobiados,

¿Sentiste alguna vez cansancio y aflicción? Según usted, ¿qué es lo que más nos agobia y nos cansa?

Quizá lo que más cansa es la lucha cotidiana contra el mal, que parece que siempre nos gana. El mal quiere masacrar nuestros amores, y con la muerte de nuestros seres queridos nos golpea hondo, con intención de vaciarnos del sentido de la vida...

Jesús, Hijo de Dios, nos llama: ‘Vengan a mí todos los que están cansados y afligidos, y yo los aliviaré.’

Pero podrías pensar, ¿qué tipo de alivio puede ofrecerte Jesús?

Si miramos hoy a Jesús, vemos que lleva las marcas de su lucha con la muerte, en sus manos, en sus pies, en su corazón, pero está de pie. Jesús es el crucificado resucitado; el que estaba muerto y ha vuelto a la vida; es el Hijo de Dios que ha vencido a la muerte, y nos busca con un amor más poderoso que el mal y más fiel que la muerte.

Por eso, si miramos a Jesús resucitado, su imagen nos cura del desaliento, del cansancio, de la aflicción que provoca en nosotros la imagen deprimente de la muerte...

Mirar a Jesús nos mueve a creer que si nos unimos a Él, triunfaremos con Él y como Él. (Cfr. Rom. 6,8 2°Cor.13,4 Tim2,11)

Por eso, Jesús nos dice con razón y verdad: "Vengan a mí todos los que están cansados y afligidos que yo los aliviaré’, porque en Él resplandece un amor probado y victorioso, más fuerte que el mal y que la muerte.


Evangelio Según San Mateo 11, 28-30
Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana.

Comments

Popular posts from this blog

Salgan, Salgan, Salgan Animas En Pena,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)

¿Cuánto Valdrían Hoy Las 30 Monedas de Judas?