Hoy la Iglesia celebra la Solemnidad de la Epifanía del Señor

Image
Los pastores y reyes del Oriente visitan a Jesús el Mesías, le llevan regalos y lo adoran con oro, incienso y mirra. Origen de la fiesta: El 6 de enero se celebraba desde tiempos inmemoriales en Oriente, pero con un sentido pagano: En Egipto y Arabia, durante la noche del 5 al 6 de enero se recordaba el nacimiento del dios Aion. Creían que él se manifestaba especialmente al renacer el sol, en el solsticio de invierno que coincidía hacia el 6 de Enero. En esta misma fecha, se celebraban los prodigios del dios Dionisio en favor de sus devotos. La fiesta de la Epifanía sustituyó a los cultos paganos de Oriente relacionados con el solsticio de invierno, celebrando ese día la manifestación de Jesús como Hijo de Dios a los sabios que vinieron de Oriente a adorarlo. La tradición pasó a Occidente a mediados del siglo IV, a través de lo que hoy es Francia. La historia de los Reyes Magos se puede encontrar en Mateo 2, 1-12 “Después de haber nacido Jesús en Belén de Judea, en

¿Cuánto Valdrían Hoy Las 30 Monedas de Judas?


La recompensa por haber traicionado a Jesús era mucho menos lucrativa de lo que se pensaba

¿Por qué Judas traicionó a Jesús? ¿Lo hizo por dinero? Es difícil volver en el tiempo para descubrir las verdaderas intenciones de Judas Iscariote, pero podemos al menos examinar el precio que se le pagó por su traición, y ver si esa cantidad de dinero era una tentación lo suficientemente fuerte como para empujar a un hombre a entregar a su amigo a una muerte segura.

Demos antes un vistazo al pasaje evangélico que encontramos en el libro de Mateo:

Entonces uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a ver a los sumos sacerdotes y les dijo: «¿Cuánto me darán si se lo entrego?». Y resolvieron darle treinta monedas de plata. Desde ese momento, Judas buscaba una ocasión favorable para entregarlo. (Mateo 26, 14-16)


En términos bíblicos, no es la primera vez que se mencionan treinta monedas de plata. En el libro de Zacarias, al profeta se le paga la misma suma por su trabajo cotidiano de pastor:


Yo les dije: “Si les parece bien, páguenme mi salario; y si no, déjenlo”. Ellos pesaron mi salario: treinta siclos de plata. Pero el Señor me dijo: “¡Echa al Tesoro ese lindo precio en que he sido valuado por ellos!”. Yo tomé los treinta siclos de plata y los eché en el Tesoro de la Casa del Señor. Después quebré mi segundo bastón “Vínculo”, para romper la fraternidad entre Judá e Israel.. (Zaccaria 11, 12-14)

En el libro del Éxodo, en cambio, treinta piezas de plata era el precio de un esclavo que era matado:

Y si el buey embiste a un esclavo o a una esclava, el dueño del animal pagará treinta siclos de plata al dueño del esclavo, y el buey será muerto a pedradas. (Éxodo 21, 32)

¿A qué equivale todo esto en la economía moderna?

Hay varias interpretaciones distintas. Según una teoría, las monedas de plata usadas para pagar a Judas equivalían a un denarius romano. A un soldado romano, por ejemplo, se le pagaban unos 225 denarios al año. Un militar estadounidense gana hoy unos 25.000 dólares al año. En base a esta interpretación, a Judas se le habría pagado el equivalente a unos 3.000 dólares actuales.

Varios expertos bíblicos apuntan en cambio al Éxodo, en el que se describen las treinta piezas de plata como el precio de un esclavo. Según el Freedom Project de la CNN, que lucha para abolir la esclavitud de hoy, “en 2009 el precio medio de un esclavo era 90 dólares”.
Sobre la base de estas interpretaciones, Judas habría recibido en pago una cifra entre los 90 y los 3.000 dólares actuales.

Teniendo en cuenta esto, ¿Judas traicionó a Jesús por dinero? Se puede sólo teorizar, pero lo que está claro es que treinta monedas de plata eran una compensación bien miserable por el gran mal que provocaron, como Judas comprendió trágicamente.

Judas, el que lo entregó, viendo que Jesús había sido condenado, lleno de remordimiento, devolvió las treinta monedas de plata a los sumos sacerdotes y a los ancianos, diciendo: «He pecado, entregando sangre inocente». Ellos respondieron: «¿Qué nos importa? Es asunto tuyo». Entonces él, arrojando las monedas en el Templo, salió y se ahorcó. (Mateo 27, 3-5).


FUENTE, LA BIBLIA, INTERNET Y ALETEIA

Comments

Popular posts from this blog

Oración Para Consagrar a Tus Hijos a La Virgen Maria,

Salgan, Salgan, Salgan Animas En Pena,

Adam Kotas NO Es Sacerdote Catolico,