Santos Luis y Celia Martin, Los Padres de Santa Teresita del Niño Jesus,

Image
Santos Luis y Celia Martin, padres de Santa Teresita. Luis nació el 22 de agosto de 1823 en la ciudad francesa de Burdeos y Celia vino al mundo ocho años después. Ambos crecieron en el seno de familias militares y católicas. El padre de Luis, Pierre-François Martin, era capitán del ejército francés. Por ello el futuro santo y sus cuatro hermanos gozaron de los beneficios de quienes eran hijos de militares. Luego que el padre se jubiló, la familia se mudó a Alençon en 1831. Allí Luis estudió con los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Al culminar su formación aprendió el oficio de relojero en varias ciudades de Francia. Los padres de Celia Guérin fueron exigentes, autoritarios y rudos. En una de sus cartas a su hermano Isidore, describió que su madre era “demasiado severa; era muy buena pero no sabía darme cariño, así que sufrí mucho”. También afirmó que su infancia y juventud fueron “tristes como una mortaja”. Celia era “inteligente y comunicativa por naturaleza” y que su

Sacerdote alerta sobre el peligro de los ángeles que no están en la Biblia

La Nueva Era y las corrientes esotéricas que la acompañan, trajeron un renovado interés por los ángeles. Sin embargo, existe una peligrosa de tendencia a solicitar la intercesión de espíritus angélicos que no están en la Biblia.

El sacerdote exorcista José Antonio Fortea, advirtió a los católicos el gran peligro de rezarle a estos espíritus con nombre extraños que no son bíblicos.

Sacerdote alerta sobre el peligro de los ángeles que no están en la Biblia

En su libro Exorcística, el padre Fortea comenta que “cunden en muchos países invocaciones a ángeles de nombres desconocidos“. Por lo general, y dado que la gente muchas veces pide la intercesión de buena voluntad y con desconocimiento, Dios “no permitirá que vengan ángeles caídos”.

Sin embargo, advierte que “no debemos invocar a los ángeles más que del modo que es tradicional en la Iglesia Católica”. En este sentido, la forma correcta, salvo con los arcángeles San Miguel, San Rafael y San Gabriel, es rezar a los ángeles en general.

“Si se les llama por su nombre no se debe hacerlo más que con aquellos nombres que nos constan por la Biblia“, alerta el padre Fortea.

“Hay gente que llama a un determinado ángel con un nombre que ha leído en un libro, normalmente de la Nueva Era. ¿Qué pasa si después resulta que ese nombre es nombre de un demonio? No hay que arriesgarse”, señala.

Además, “otro error muy grave sucede cuando se pide la protección a los ángeles añadiendo prácticas mágicas“.

“Pululan escritos acerca de supuestas revelaciones que no merecen ninguna credibilidad. Eso es sumamente peligroso“, agrega el sacerdote.

Por lo tanto, para estar seguros, “la veneración a los ángeles y la petición de ayuda a ellos debe practicarse del modo sobrio que se ha hecho tradicionalmente en la Iglesia, sin añadir elementos dudosos”, concluye el padre Fortea.

¿Tú qué piensas?

Tomsdo de Church POP en Español, 


Comments

Popular posts from this blog

Oración Para Consagrar a Tus Hijos a La Virgen Maria,

Salve Cruz Bendita Madero Sagrado,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)