Santos Luis y Celia Martin, Los Padres de Santa Teresita del Niño Jesus,

Image
Santos Luis y Celia Martin, padres de Santa Teresita. Luis nació el 22 de agosto de 1823 en la ciudad francesa de Burdeos y Celia vino al mundo ocho años después. Ambos crecieron en el seno de familias militares y católicas. El padre de Luis, Pierre-François Martin, era capitán del ejército francés. Por ello el futuro santo y sus cuatro hermanos gozaron de los beneficios de quienes eran hijos de militares. Luego que el padre se jubiló, la familia se mudó a Alençon en 1831. Allí Luis estudió con los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Al culminar su formación aprendió el oficio de relojero en varias ciudades de Francia. Los padres de Celia Guérin fueron exigentes, autoritarios y rudos. En una de sus cartas a su hermano Isidore, describió que su madre era “demasiado severa; era muy buena pero no sabía darme cariño, así que sufrí mucho”. También afirmó que su infancia y juventud fueron “tristes como una mortaja”. Celia era “inteligente y comunicativa por naturaleza” y que su

La Leyenda del Hombre que no Creia en la Visita de Los Muertos,

LA LEYENDA DEL HOMBRE QUE NO CREÍA EN LA VISITA DE LOS LOS MUERTOS. 

Las festividades de «Todos los Santos», mejor conocida como días de muertos, es una festividad mucho muy importante que no debe de ser ignorada y mucho menos debemos de tomarla a broma.

Este fue el caso de Juan, quien siempre se burlaba de su esposa por mantener dicha tradición, poniendo un altar de muertos en su humilde casa con lo poco que tenía a su alcance, ya que Juan no le daba dinero para que lo gastará en esas "supersticiones". 
Sin embargo él si se gastaba su dinero en borracheras y parrandas que terminaban hasta el amanecer. 

Fue en una ocasión en vísperas de día de muertos que salió por la tarde de su casa después de haber comido para ir a tomar unas cervezas al pueblo, ante lo cual su mujer le pidió que le trajera unas veladoras, y café para poner en la ofrenda en memoria de sus papás. 

Pero ni así logró convencer a su marido el cual refunfuñando salió dando un portazo y se en caminó hacia el pueblo... Después de varias rondas ya estaba muy borracho y terminó por acordarse de su madre que había fallecido dos años atrás y sintiéndose un poco culpable decidió salir temprano hacia su casa de regreso; era ya la media noche cuando al pasar por la zona despoblada que se encuentra cerca del cementerio, vio que mucha gente venía en dirección al pueblo.

 En primer lugar aparecían los niños y atras de ellos la gente adulta; entre la multitud vio a su tío quien había fallecido años atras. Quiso seguir esa procesión pero quedó sorprendido y congelado en un árbol donde estaba recargado. Por más intentos que hizo para liberarse no pudo y a causa de la borrachera y el esfuerzo realizado se quedó dormido. 

Aún no amanecía, cuando vio que la procesión ya venia de regreso en el mismo orden que la había visto anteriormente. Cuando la procesión pasó a su lado, se dio cuenta que todos traían en sus manos las ofrendas que les habían puesto sus familiares. Entre los difuntos vio a sus padres, que sólo traían una tortilla y un vaso con agua; se les veía muy tristes por sólo llevar eso.

Cuando los muertos terminaron de pasar,el individuo se desmayó de la impresión. Poco después del amanecer, recobró el sentido y se levantó. De inmediato regresó a su casa y le contó a su mujer lo que había visto y le preguntó que qué ofrenda le había puesto a sus papás y le dijo que sólo una tortilla y un vaso con agua, pues no había para más. 

El hombre se arrepintió por no haber hecho un esfuerzo para poner una ofrenda digna; desde ese dia creyo en que las almas venían a visitarnos y año con año le ofrenda a sus padres todo lo que en vida les gustaba.

Comments

Popular posts from this blog

Oración Para Consagrar a Tus Hijos a La Virgen Maria,

Salve Cruz Bendita Madero Sagrado,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)