Santos Luis y Celia Martin, Los Padres de Santa Teresita del Niño Jesus,

Image
Santos Luis y Celia Martin, padres de Santa Teresita. Luis nació el 22 de agosto de 1823 en la ciudad francesa de Burdeos y Celia vino al mundo ocho años después. Ambos crecieron en el seno de familias militares y católicas. El padre de Luis, Pierre-François Martin, era capitán del ejército francés. Por ello el futuro santo y sus cuatro hermanos gozaron de los beneficios de quienes eran hijos de militares. Luego que el padre se jubiló, la familia se mudó a Alençon en 1831. Allí Luis estudió con los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Al culminar su formación aprendió el oficio de relojero en varias ciudades de Francia. Los padres de Celia Guérin fueron exigentes, autoritarios y rudos. En una de sus cartas a su hermano Isidore, describió que su madre era “demasiado severa; era muy buena pero no sabía darme cariño, así que sufrí mucho”. También afirmó que su infancia y juventud fueron “tristes como una mortaja”. Celia era “inteligente y comunicativa por naturaleza” y que su

Como Mujer; Como te Tienes que Comportar Con El Sacerdote..?


POR FAVOR Y POR AMOR, TENGA DISTANCIA CON EL SACERDOTE..!

Devemos de Tomar  Distancia del Sacerdote..! Como nos tenemos que comportar especialmente las mujeres, 

Señorita, señora:

Cuando usted en un arranque de emotividad, siente el impulso de lanzarse al cuello del cura párroco y cogerlo a besos, o siente ganas de expresarle su amor y gratitud, por favor, piénselo bien, evite la abrazadera, evite la tocadera, eso, definitivamente no es sano ni conveniente.

No es tan solo porque hay que guardar la distancia, compostura y las apariencias, sino porque usted está ante un ministro del Señor y con su actitud, puede convertirse en una tentación y la cáscara en el camino del presbítero. 

Un sacerdote merece reverencia, respeto y por amor, también un poco de distancia. Tanto usted como él son humanos y pueden hacerse daño con estas y otras emotivas manifestaciones afectivas. 

La distancia entre el sacerdote y el laico (en este caso, la laica), así él sea su confesor o usted sea su hija espiritual, es necesaria.

Por otra parte, ni el padre deja de ser hombre ni usted mujer, así el interés primero sea tan sólo el de acercar el alma hacia Dios.

No lo llame por su apodo, tampoco le diga Carlitos a secas. El para usted, como para cualquier otro se llama el padre Carlos, Juan o Andrés. No viva llamándolo como si fuera su amigo íntimo, no lo acose, déjelo crecer en su unidad con Dios y no divida su corazón.

Queremos sacerdotes santos, pero también nosotros tenemos que actuar con santidad ante ellos. Queremos sacerdotes célibes ¿Cierto? Entonces, no los tentemos ni les hagamos daño con esas actitudes que van quebrantando su voluntad y poniendo en riesgo su vida consagrada.
Por último, por favor, ¡Use ropa decente! No es necesario que se arregle y se maquille así para la Santa Misa. No es necesario el uso de esos escotes pronunciados, ni ese colorete rojo encendido.

No ande sonriéndole al padre mientras él da el sermón, ni les demuestre a las demás feligresas que usted ocupa un lugar de predilección en su corazón.

Un cura para ser amigo de nuestra alma, tendrá que guardar un poco de distancia con nosotros, así lo queramos con todo el corazón y él nos aprecie de la misma manera.

¡A cuidar a nuestros sacerdotes! No son tan sólo las hienas de los medios de comunicación las que los despellejan, a veces sin querer, son sus mismos feligreses.

Dios los bendiga.

SIRCULA  EN REDES SOCIALES,

Comments

Popular posts from this blog

Oración Para Consagrar a Tus Hijos a La Virgen Maria,

Salve Cruz Bendita Madero Sagrado,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)