Hoy se celebra la fiesta de San Antonio Abad, copatrono de los animales

Image
Cada 17 de enero se celebra la fiesta de San Antonio Abad, ilustre padre de los monjes cristianos y modelo de espiritualidad ascética. Antonio, nació en Egipto alrededor del año 250, en el seno de una familia de labradores acaudalados. Tendría unos 18 o 19 años cuando, participando de la Eucaristía, escuchó la Escritura y quedó prendado de las palabras de Jesús cuando dice: “si quieres ser perfecto, ve y vende todo lo que tienes y dalo a los pobres” (Mt 19, 21). El monje debe dejar todo atrás Cuando murieron sus padres -Antonio tenía unos 20 años- decidió llevar a la práctica aquel mandato de Jesús, repartió sus bienes entre los pobres y se marchó al desierto. Allí vivió como “ermitaño”, dedicado a la penitencia y la vida de oración. Durante un tiempo vivió en una ermita que él mismo construyó, al lado de un cementerio. Esa “cercanía” con la muerte despertó en su corazón muchas reflexiones en torno a la vida del Señor Jesús. Rumiaba en su espíritu aquella verdad insondable

Quienes Mataron a Jesus?

Cuando crecí y empecé a comprender mejor las Escrituras, entendí que no fueron los judíos los que mataron a Jesús, tal como se suele entender. Los relatos bíblicos explican claramente cómo fueron los hechos, quiénes estuvieron implicados y, lo más importante, cuál es el significado espiritual de ese acontecimiento.

La Biblia, en el Antiguo Testamento, divide a la humanidad en dos grupos: judíos y gentiles. Los judíos son los descendientes de Abraham, de cuyo linaje vendría el Mesías y Salvador del Mundo. Los gentiles representaban a todas las demás naciones no judías, o sea, al resto del mundo. Al decir "judíos y gentiles", la Biblia engloba a toda la humanidad.

Ciertamente la cúpula religiosa judía fue la que juzgó primeramente a Jesús y esta lo entregó a los romanos para que ellos lo ejecutaran (solo los romanos estaban autorizados a crucificar a alguien). Cuando Pilatos, gobernador romano, pregunta a la multitud si crucificaba a Barrabás o a Jesús, el pueblo dio su veredicto: crucifiquen a Jesús y suelten al criminal Barrabas. O sea, crucifiquen al inocente y liberen al pecador.

En este solo pasaje podemos ver concentrada toda la humanidad. Por un lado, los judíos, quienes entregaron a Cristo; por otro lado, los romanos (que eran gentiles y representan a las naciones no judías, o sea, el resto de la humanidad) y también a Barrabás, hombre pecador, merecedor de la muerte y liberado, gracias a que tomó su lugar el inocente Jesucristo.

Entonces, es incorrecto decir que los "judíos" mataron a Jesús (de hecho fueron los romanos), puesto que en los judíos y los romanos (gentiles) estaba representada la humanidad. En conclusión, los que mataron a Jesús fuimos nosotros, la humanidad entera. A la vez, fuimos nosotros, representados por Barrabás, los culpables y merecedores de la condena, los que fuimos beneficiados con la muerte de Cristo, ya que vemos en la escena de la liberación de Barrabás el cuadro perfecto de la redención: Cristo (el inocente) tomando el lugar y muriendo por el pecador (la humanidad).

En la película La Pasión de Cristo se ve, en el momento de ser clavado Jesús en el madero, una mano que clava a Cristo en la Cruz. Esa mano era la del director de la película, Mel Gibson. Él había dicho que en esa escena quería que fuera su mano la que se viera clavando a Cristo, ya que fue él, por sus pecados, quien crucificó a Cristo en la Cruz del Calvario.

Entonces, ¿quién mató a Jesús?
Fuimos nosotros: vos, yo y toda la humanidad, ya que todos hemos pecado y fuimos separados del Padre, y la única manera en que se podía dar esa reconciliación era con el sacrificio expiatorio de su Hijo Jesucristo (Romanos 3.21-31).

Por Emilio Agüero Esgaib,


Comments

Popular posts from this blog

Oración Para Consagrar a Tus Hijos a La Virgen Maria,

Salgan, Salgan, Salgan Animas En Pena,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)