Lecturas del Domingo 6º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Image
Primera LecturaLectura del libro del Eclesiástico (15,16-21):

SI quieres, guardarás los mandamientos
y permanecerás fiel a su voluntad.
Él te ha puesto delante fuego y agua,
extiende tu mano a lo que quieras.
Ante los hombres está la vida y la muerte,
y a cada uno se le dará lo que prefiera.
Porque grande es la sabiduría del Señor,
fuerte es su poder y lo ve todo.
Sus ojos miran a los que le temen,
y conoce todas las obras del hombre.
A nadie obligó a ser impío,
y a nadie dio permiso para pecar.

Palabra de Dios SalmoSal 118,1-2.4-5.17-18.33-34

R./
Dichoso el que camina en la voluntad del Señor

V/. Dichoso el que, con vida intachable,
camina en la voluntad del Señor;
dichoso el que, guardando sus preceptos,
lo busca de todo corazón. R/.

V/. Tú promulgas tus mandatos
para que se observen exactamente.
Ojalá esté firme mi camino,
para cumplir tus decretos. R/.

V/. Haz bien a tu siervo: viviré
y cumpliré tus palabras;
ábreme los ojos, y contemplaré
las maravillas de tu ley. R/.

V/. Muéstrame, Señor, el camino de tus d…

Quienes Mataron a Jesus?

Cuando crecí y empecé a comprender mejor las Escrituras, entendí que no fueron los judíos los que mataron a Jesús, tal como se suele entender. Los relatos bíblicos explican claramente cómo fueron los hechos, quiénes estuvieron implicados y, lo más importante, cuál es el significado espiritual de ese acontecimiento.

La Biblia, en el Antiguo Testamento, divide a la humanidad en dos grupos: judíos y gentiles. Los judíos son los descendientes de Abraham, de cuyo linaje vendría el Mesías y Salvador del Mundo. Los gentiles representaban a todas las demás naciones no judías, o sea, al resto del mundo. Al decir "judíos y gentiles", la Biblia engloba a toda la humanidad.

Ciertamente la cúpula religiosa judía fue la que juzgó primeramente a Jesús y esta lo entregó a los romanos para que ellos lo ejecutaran (solo los romanos estaban autorizados a crucificar a alguien). Cuando Pilatos, gobernador romano, pregunta a la multitud si crucificaba a Barrabás o a Jesús, el pueblo dio su veredicto: crucifiquen a Jesús y suelten al criminal Barrabas. O sea, crucifiquen al inocente y liberen al pecador.

En este solo pasaje podemos ver concentrada toda la humanidad. Por un lado, los judíos, quienes entregaron a Cristo; por otro lado, los romanos (que eran gentiles y representan a las naciones no judías, o sea, el resto de la humanidad) y también a Barrabás, hombre pecador, merecedor de la muerte y liberado, gracias a que tomó su lugar el inocente Jesucristo.

Entonces, es incorrecto decir que los "judíos" mataron a Jesús (de hecho fueron los romanos), puesto que en los judíos y los romanos (gentiles) estaba representada la humanidad. En conclusión, los que mataron a Jesús fuimos nosotros, la humanidad entera. A la vez, fuimos nosotros, representados por Barrabás, los culpables y merecedores de la condena, los que fuimos beneficiados con la muerte de Cristo, ya que vemos en la escena de la liberación de Barrabás el cuadro perfecto de la redención: Cristo (el inocente) tomando el lugar y muriendo por el pecador (la humanidad).

En la película La Pasión de Cristo se ve, en el momento de ser clavado Jesús en el madero, una mano que clava a Cristo en la Cruz. Esa mano era la del director de la película, Mel Gibson. Él había dicho que en esa escena quería que fuera su mano la que se viera clavando a Cristo, ya que fue él, por sus pecados, quien crucificó a Cristo en la Cruz del Calvario.

Entonces, ¿quién mató a Jesús?
Fuimos nosotros: vos, yo y toda la humanidad, ya que todos hemos pecado y fuimos separados del Padre, y la única manera en que se podía dar esa reconciliación era con el sacrificio expiatorio de su Hijo Jesucristo (Romanos 3.21-31).

Por Emilio Agüero Esgaib,


Comments

Popular posts from this blog

Salgan, Salgan, Salgan Animas En Pena,

15 Lugares Bíblicos y Su Significado (FOTOS)

Valentín De La Sierra: Historia De Un Mito, Saves En Realidad Quien Fue..?